Acceso

Vientonegro.com es una Web multitemática que expone y analiza todo lo relacionado con el fenómeno ovni, así como toca temas generales sobre ciencia, y disciplinas humanísticas.

La sociedad occidental, esta inmersa en un proceso de decadencia cultural, que no le permite en buena forma lograr una introspección y un auto análisis claro, sobre si misma. Esta decadencia no es cuestión de un año, de dos décadas o de dos períodos de gobierno de un presidente norteamericano, esto puede ser un proceso de siglos.El principal síntoma de esta decadencia cultural de que hablo, se revela; en que la cultura no tiene la capacidad de proveer en suficiente abundancia “cosas” nuevas; solo puede ofrecer más de lo mismo. La sociedad ante ello, emprende una actitud buscadora de sustento para tener una razón de vivir. Esta búsqueda en tantos casos, son verdaderas fugas; y ejemplos de ello tenemos bastantes; como el trabajo compulsivo, actitudes enfermizas que llevan al acumulamiento de cuantiosas fortunas, las drogas, el sexo, y en lo general, el goce a los sentidos.

     Sobre estas fugas, es difícil establecer lo que es “malo”, lo que es “bueno”, lo que “degrada”, lo que lastima la esencia del ser humano; porque todo ello va embonado al reconocimiento de valores, con lo que se presta para ser remitido como algo subjetivo, y además creer tomando algunas referencias históricas, que son tabúes y que es “saludable” romperlos. Estas conductas llevan consigo todo un sistema de “predicación” (húndete junto conmigo), que hoy día ya trasponen las puertas de la conciencia, “gritando” a los cuatro vientos y exhibiendo con júbilo las miserias personales, y quizá picando el amor propio de otros; al hacerlos sentir tímidos, atrasados, retrógrados, o vaya…poco modernos.

Es de lo más usual, que los integrantes y cautivos de una cultura decadente sientan en sus vidas un vacío, y para remediarlo quizá vuelvan una y otra vez a las tiendas a comprar desenfrenadamente, o busquen afanosamente “nuevos” placeres sexuales que les aporte emoción en su vida. Pero sabemos que una y otra vez esa sensación de vacío vuelve a aparecer, y es claro todo ello en realidad son acciones derivadas de ansiedades compulsivas, que creo componen todo un cuadro patológico de una sociedad culturalmente decadente.

Gloria Fuentes (Artículo: La sociedad compulsiva – Revista “Médico moderno” – Sep-2004.), explica:
“Los comportamientos compulsivos se han ido apoderando de nuestras sociedades, obligando al hombre a competir y ganar sin importar el costo para lograrlo. De tal manera la frustración y el conflicto se han vuelto parte de la vida cotidiana, degradando a los seres que, sin remedio, se hunden en inercias despersonalizadoras que llevan a la masificación, hacia el terreno donde se ha perdido toda capacidad analítica.”

En otro orden de la vida, también vemos huellas de lo que ocurre con el arropamiento y “deslumbramiento” tecnológico de la sociedad occidental, como es el caso de la religión, que ha sido prácticamente relegada de la vida diaria de las personas, y confinada a los templos y sus horas de "servicio", o el desinterés por la Filosofía y el Arte, que tantas veces las vemos ocupar asignaciones de "rarezas", y de pasatiempos curiosos.

 

Es de saberse que lo físico y lo material, se apoderó de las sociedades desde el siglo pasado, y ella le rinde culto y tributo sobre todo en tiempos actuales, siendo muy palpable que hoy día, podemos ver los resultados en lo que yo opino se trata de una degradación: Veo como el ser humano del siglo XXI ya no se pregunta ¿Quién soy?, ¿de donde vengo?, ¿a donde voy?; ahora se pregunta solamente ¿Soy?, y el “ser” esta supeditado a sentirse parte de ese monstruo informe de la cultura moderna, que exige toda una gama de ritos, actitudes y modo de vida. Los condicionantes previos a su pertenencia pueden ser; falta de coherencia, valores, humanismo, expectativas de futuro, solidaridad, justicia, sensación de vacío, hastío, alienación, ansiedad, búsqueda de identidad, etc.

Si somos "fatalistas", podemos imaginar un mundo futuro con valores muy distintos a los de estos tiempos, que en verdad desdibujarán el concepto o visión actual que tenemos de lo humano. Podemos ver una sociedad degradada a si misma, y quizá perdiendo un motivo que le sea realmente solvente para saber el porque existir y porque luchar.

Por ello creo que es de alcance autodestructivo; porque podemos ver al mundo precipitarse negligentemente hacia algo parecido a la Babilonia bíblica, y por ello es posible preguntarse; ¿es que en verdad los escritores bíblicos Daniel y Juan vieron el futuro?. (Lectura recomendada: Daniel y el Apocalipsis, Ed. “Vida” – Sunshine Ball).

Quizá sea mejor pensar en un ciclo con tiempos milenarios futuros de cambio y avance, que después de todo aunque con el sacrificio de generaciones donde ha prevalecido la injusticia, la represión, la sangre y la muerte, el hombre ha “sabido” mantenerse y "progresar" a lo largo de su vida como civilización, y porque la esperanza tiene un carácter de necesario para el hombre, pienso que lleva en si algo que le es inherente; que se llama lucha por ideales, y lucha por evolucionar culturalmente.

 

Comentarios

Nombre*
Por favor, escribe tu nombre completo. Gracias!

Correo electrónico*
Por favor, escribe una dirección de correo válida. Gracias!

Comentario*
Por favor, escribe tu comentario. Gracias!

*
Por favor intenta nuevamente. Gracias!