Acceso

Vientonegro.com es una Web multitemática que expone y analiza todo lo relacionado con el fenómeno ovni, así como toca temas generales sobre ciencia, y disciplinas humanísticas.

La Atlántida "El continente sumergido", es uno de los mitos más discutidos y más populares desde hace tiempo atrás; quizá por las connotaciones históricas que tendría en caso de probarse que en verdad existió. La información pende únicamente del testimonio literario de un filósofo griego ateniense de nombre Aristócles, más bien conocido como Platón.
Platón nació hacia el año 427 a. C. y relató  los hechos en dos de sus diálogos: "Timeo y Critias" escritos alrededor del año 350 a. C. y que aun en su tiempo, su discípulo ilustre de nombre Aristóteles, catalogara la historia como ficción.

Aquí, una pequeña semblanza del relato:                                                                        

En una provincia llamada Saíta un historiador de nombre Solón "El más sabio de los siete" fue informado por los sacerdotes del lugar, sobre la hazaña hecha por los Atenienses 9,000 años atrás al vencer en la guerra a los Atlantes; habitantes de una isla situada más haya de las Columnas de Hércules"(Estrecho de Gibraltar), y cuyas dimensiones eran mayores que Libia y Asia.
Tras la victoria Ateniense, acontecieron terremotos e inundaciones en la Atlántida y en un solo día y una sola noche, la isla - continente se hundió bajo el mar desapareciendo por completo pereciendo Atlantes y guerreros Atenienses también, según describe.


Solón cuenta esta historia a Critias "el viejo", y este a su vez a su nieto del mismo nombre; quien en una reunión con Sócrates y varios oyentes, y con motivo de un discurso dado por este, sobre la república, hace el relato un tanto como paradigma o ejemplo de los órdenes políticos y sus efectos históricos, asegurándose lo verídico del relato.

El relato es relativamente extenso, porque incluye algunos señalamientos de los sacerdotes de Saita hechos a Solón; consistentes en la somera burla que hacen a los Griegos tachándolos de ignorantes de sus glorias pasadas e históricas. Contiene también la descripción que hacen de los dominios Atlantes en Asia y Europa, así como la historia del gobierno de la isla, entrelazada con los hechos de los mortales y sus dioses, todo ello con un "cocinamiento literario Homérico", de vida y grandeza del supuesto reino.

La historia de Platón a causado inquietud hasta en los medios científicos, y por tanto es importante decir que los puntos que rodean el supuesto acontecimiento, han sido revisados bajo esta óptica, resultando lo que a continuación resumo extractadamente:

 

 

  •  Que esta supuesta isla grande o continente, por cuestiones de tipo natural geológico no es posible se hunda en un lapso de tiempo, como el que informa el relato.

  • Que no es posible concebir una desaparición de la isla, por elevación del nivel de los mares pensando en el fin de la glaciación (10,000 años A. C.), ya que esto afectaría solo los litorales debido a que la elevación media del nivel del mar en los últimos 10,000 años, ha sido entre 35 y 110 mts. y siendo que si la Atlántida estaba salpicada de montañas y tenía una extensión territorial inferior a 11,000,000 km cuadrados (más grande que Estados Unidos), resulta poco menos que imposible ocurriera la catástrofe, y obviamente menos en el tiempo que se da en el relato.

  • Que la hipótesis de tragamiento (subducción), de la isla junto a la placa oceánica que la contenía bajo una placa continental, resulta improbable; porque este proceso es muy lento siendo de aproximadamente 2.8 Cm/año en el Océano Atlántico.

  • Que si la destrucción de la Atlántida hubiera sido por impacto meteórico, este tendría que haber sido de un diámetro mayor de 300 km. Con ello se hubiera generado una capa de polvo en todo el mundo, se hubiera presentado una disminución sensible de la temperatura, y la extinción masiva de especies de seres vivos, muy probablemente el hombre (quizás los insectos tendrían una mayor oportunidad de sobrevivir).

  • Otra hipótesis es la de erupción volcánica a un nivel de explosión, cosa muy poco probable ya que habría huellas de ello; ya que una isla de las dimensiones presumidas de la Atlántida, es prácticamente imposible desaparezca por completo, ejemplos de ello tenemos el de el Santorín, krakatoa, etc.

  • Que el relato de la destrucción de la llamada Atlántida, haya llegado a oídos de Platón grandemente deformado; tanto en fechas, ubicaciones, y contexto general histórico, y que en realidad se trate de la destrucción de Thera, ubicada en el mar Mediterráneo a 112 km.. de la isla de Creta, ocurrida por explosión volcánica del Santorín con acompañamiento de maremotos, esto aproximadamente hacia el año 1450 A.C. en afectación seria a la civilización Minoica de Creta.

Un vez que hemos visto como tenemos algunos problemas para explicar la desaparición lógica de la Atlántida tal como la reporta Platón; es necesario volver los ojos hacia la persona del célebre filósofo, y comentar varios detalles importantes:

Platón aparte de su educación propia de una familia acomodada, hereda el conocimiento y penetración de pensamiento de dos filósofos de altos vuelos como es Parménides De Elea y de Sócrates.
En cuanto a Parménides quizá pudiésemos concentrar su aportación en dos puntos básicos: La identificación del ser con el pensar, y la aplicación de ipso facto de las condiciones del pensar, a la determinación del ser. Con esto, y ante la segura negación de muchos; Parménides establece las bases del realismo filosófico.
De Sócrates hereda (y nosotros también), algo de formidable importancia: el descubrimiento del concepto, y lo hace aplicando a las cuestiones morales el método que los geómetras siguen al hacer su ciencia: reduciendo las múltiples formas de la realidad sensible, a un número relativamente pequeño de figuras.

Platón fue un discípulo brillantísimo de Sócrates, quien utilizaba para filosofar lo que se llama "mayéutica socrática"; que consiste en hacer preguntas para definir algo y sobre las respuestas hacer crítica interrogante, para lograr una mejor definición. Platón perfecciona la mayéutica y la convierte en lo que el llama "la dialéctica", que viene consistiendo es una contraposición no de ideas distintas, sino de una opinión, y la crítica de ella conformando con este ejercicio el diálogo en el intercambio de afirmaciones, y negaciones.

Platón divide la dialéctica en la intuición de la idea, y el esfuerzo crítico para esclarecer esa intuición de la idea. En Platón existía una gran admiración ante el misterio e interrogación que hay que salvar para llegar al esclarecimiento de las ideas, y se vale de manera continua de las ficciones, utilizándolas como medios útiles de explicación. Vemos pues en Platón una afición a exponer su pensamiento filosófico bajo la forma de lo que el mismo llama con la palabra griega "mitos", y lo hace de acuerdo a la costumbre de las nodrizas griegas de contar "mitos" a los niños en forma de parábola de enseñanza, y ejemplo.
Un ejemplo de esto, lo tenemos cuando Platón cuenta "el mito de reminiscencia" (la vida de los incorpóreos), utilizando una teología bastante extraña para el orden de creencias que el manejaba (ficción). Platón al ver a su audiencia un tanto recelosa porque piensa que el filósofo los está engañando, pasa a realizar una "demostración" con un desinformado joven que lo hace según el, "recordar aquellas esencias intelectuales que las almas han conocido y que luego, al encarnar en cuerpos humanos, han olvidado".

Después de todo esto, probablemente usted y yo, quisiéramos tener al filósofo Platón en un juzgado, y poder cuestionarle si los fines para el, justifican en todo caso los medios, a lo que quizá el con un dejo de esperanzada comprensión pasaría a preguntarnos; si nuestra hambre de atisbar nuestro origen y raíces, es más grande que la lógica debida a observar al buscar ese sueño...

Actualmente y  periódicamente encontramos publicaciones en los informativos de ocio en la Internet, sobre supuestas ruinas encontradas bajo el mar en distintos puntos, que son asignadas a la mítica Atlántida. Estas informaciones carecen de respaldo científico y además, no tienen el más mínimo seguimiento informativo. También encontramos libros y revistas que una y otra vez se dedican al tema, dándole un tratamiento místico o hasta con asignaciones hacia  supuestas culturas antiguas extraterrestres. Todo ello no tiene el más mínimo sustento o evidencia alguna, que nos deba motivar a siquiera contemplar la posibilidad.

 

Comentarios

Nombre*
Por favor, escribe tu nombre completo. Gracias!

Correo electrónico*
Por favor, escribe una dirección de correo válida. Gracias!

Comentario*
Por favor, escribe tu comentario. Gracias!

*
Por favor intenta nuevamente. Gracias!